jueves, 29 de mayo de 2014

Louis Armstrong Cuarta Parte


Me pasé aquel invierno extraviado en el olvido, encogido en la litera con el estupor del opio. Más tarde, a finales de la primavera del 32, Louis tocó en Philly y se me ocurrió acercarme por allí con Zutty. Para mí era muy importante intentar reunir a aquellos dos tipos. Tal vez en aquel momento no pudiera ayudarme ni a mí mismo. Y, quizá estaba acabado como músico y como ser humano. Pero menos podía tratar de hacer algo por los tíos que seguían en el meollo, los que eran capaces de hacer música maravillosa y aún no de habían rendido. Louis tenía ahora a Tubby Hall a cargo de la batería y Tubby sabía de qué iba la cosa, pero Zutty insuflaba un pequeño toque extra realmente capaz de lanzar a Louis a las estrellas.
A Zutty no le había ido también después de romper con Louis y en cuanto a mí, simplemente no me iba, y punto. Ver de nuevo a Pops era fantástico. No bien apareció, nos precipitamos bajo el escenario para poder escucharle sin interferencias.
Tras la presentación Louis empezó a tocar "Rockin' Chair", su especialidad. Las grandes notas quejumbrosas caían vibrantes por las rendijas del entarimado, estremecidas de fuerza y maestría. Todos aquellos increíbles virajes, entrelazados como colgantes de diamantes por el tremendo talento de Louis, repletos de sollozos y carcajadas, se escurrían hasta penetrar en nuestros oídos. Louis sabía que estábamos allí y se estaba luciendo en nuestro honor.
Escuchamos hasta que se nos saltaron las lágrimas. Zutty se inclinó sobre mí y yo hice lo mismo sobre él, su cabeza en mi hombro y la mía en su pecho, y mientras permanecimos allí, abrazados, no pudimos dejar de llorar. No había manera de detener las lágrimas. En ella se mezclaba, al cincuenta por ciento, el orgullo y la culpa.

Mezz Mezzrow - Really The Blues

6 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Impagable dúo de dos monstruos.

Gatopardo dijo...

Auténticos.

carlos perrotti dijo...

Una pena que mi inglés no me permita apreciar todo lo que percibo y por momentos capto de estos verdaderos capos de todos los capos.

Gatopardo dijo...

No dominar perfectamente el inglés, te lo digo por experiencia, es un handicap en el mundo del jazz. Sobre todo a la hora de adquirir bibliografía.

marian dijo...

Como bien supondrás, estoy pillando todas las fotos.

Gatopardo dijo...

Lo tenía más claro que el caldo de un asilo...