miércoles, 12 de febrero de 2014

Eduardo Lagos

Eduardo Lagos (1929-2009) fue un músico, pianista, compositor, periodista y médico argentino, considerado como el padre de la música de proyección folklórica en Argentina. 


En la década de 1960, durante el llamado boom del folklore, fue uno de los más destacados innovadores de la música folklórica de Argentina, hecho por el que es reconocido como padre de la música de proyección folklórica en ese país. 

Lagos fue también el eje de una serie de reuniones de improvisación y experimentación folclórica informal en su casa, bautizadas humorísticamente por Hugo Díaz como folkloréishons, que a la manera de las jam sessions del jazz, solía reunír a Lagos, con otros músicos como Astor Piazzolla, Hugo Díaz, Domingo Cura, Oscar Cardozo Ocampo, Alfredo Remus y Oscar López Ruiz, entre otros. Por entonces Lagos escribía: 

"Sabemos perfectamente que no estamos «haciendo folklore», pues el folklore ya está hecho y, a lo sumo, podremos hurgar en su esencia y en sus raíces para proyectarlo hacia hoy."

10 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Amigo, Gato, otro inestimable aporte. Y van?...

Eduardo Lagos, músico que siempre prescindió de cualquier búsqueda de fama o reconocimiento. Los grandes buscaban su consejo. Eso le llenaba el alma.

Aparte te imaginarás la cerrazón mental de crítica y público que tuvo que soportar en vida, como inspirador de la renovación del anquilosado folklore argentino,lo cual demuestra otra faceta de su gran valor.

Gatopardo dijo...

Da la sensación de haber sido un tipo fuera de norma. La aportación argentina está constituyendo un impagable enriquecimiento del blog.

jose dijo...

Este me gusta y mucho.

Gatopardo dijo...

Y a mí.

Juan Nadie dijo...

No está nada mal, no señor.

marian dijo...

Sonido cristalino. Me gusta más que a Jose.

Gatopardo dijo...

Eso habría que verlo...

Gatopardo dijo...

Eso habría que verlo...

jose dijo...

Joder, el Gato ha escrito exactamente lo que estaba yo escribiendo...
Claro, él es mas rápido.

Pues eso.

marian dijo...

Por eso lo puesto, por absurdo, porque no se puede saber.