martes, 5 de noviembre de 2013

Mark Murphy



Mark Murphy es un cantante estadounidense de jazz.

Nacido en una familia de tradición musical (sus dos padres cantaban), la infancia de Murphy transcurrió en Syracuse, Nueva York, donde aprendió desde muy joven a tocar el piano y donde comenzó sus estudios de canto y teatro. Antes de dirigirse a la ciudad de Nueva York, en 1954, ya había efectuado una gira por Canadá con un trío de jazz, y tras algunas apariciones en televisión consigue un contrato con Decca Records, sello que edita su álbum debut en 1956, con el título Meet Mark Murphy. En1959 se pasa a Capitol, un sello cuyos ejecutivos solían presionar a sus artistas en una dirección determinada, pero a pesar de ello Murphy consigue establecerse con sello propio en el panorama de vocalistas gracias a un estilo distintivo en el que la técnica de scat jugaba un papel fundamental. A pesar de ello Murphy no consigue el éxito que los responsables del sello esperaban, y en 1961 acaba firmando con Riverside, sello bajo el que aparece su álbum Rah! (1961) y su That's How I Love the Blues, un álbum en el que figuraban grandes estrellas como Clark Terry, Snooky Young, Al Cohn, Bill Evans, o Blue Mitchell.

A mediados de la década de 1960 Murphy comienza a viajar a Europa, donde su música parece tener mejor aceptación. Allí efectúa diversas grabaciones en sellos británicos como Fontana Records o Immediate Records, además de colaborar con la Clarke-Boland Big Band en su Midnight Mood (1967) y efectuar numerosas apariciones en diversas salas de conciertos, lo que le permiten establecerse entre los mayores nombres del viejo continente. Cuando regresa a Estados Unidos a principios de la década de 1970 lo hace ya convertido en una de las figuras más importantes del jazz vocal de su época.

Con una serie de colaboraciones y álbumes con Muse Records en la década de 1970, Murphy se sitúa a mediados de la década como uno de los pocos cantantes masculinos de jazz de cierta importancia, capaces de hacer sombra a viejas glorias como Frank Sinatra o Mel Tormé. Desde entonces, Murphy continúa sin interrupciones dignas de mención una carrera discográfica que le lleva a editar en 2007 Love Is What Stays, su último trabajo hasta la fecha.

Habiendo consagrado la práctica totalidad de su carrera a la interpretación de standards, un área en el que ha sobresalido por su reinterpretación radical de temas famosos, Mark Murphy parecía el único cantante de jazz masculino de interés durante las décadas de 1970 y 1980, una época marcada por la crisis de la corriente mainstream. A pesar de las presiones de los productores, Murphy supo distanciarse de la música comercial para centrar su obra en la profundización de los elementos que desde siempre habían atraído su interés: la obra de Jack Kerouac, la música de Brasil, la interpretación de standards, la técnica vocalese o el hard bop. Su voz, de orientación cool, presenta similitudes con la de Mel Tormé, si bien Murphy siempre ha citado entre sus cantantes favoritos a cantantes blancas como Lee Wiley o Peggy Lee. Dotado de un amplio registro, Murphy es capaz de ir desde notas en falsetto que lo acercan a los registros tímbricos de una trompeta, hasta bajar a las notas graves de un saxofón barítono. En el plano artístico, Murphy ha pasado a la historia del jazz por su deconstrucciones vocales de standards que han sido comparados a las pinturas del expresionismo abstracto. Sus cualidades técnicas y artísticas hacen de él uno de los vocalistas más importantes de la historia del jazz. 

5 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Muy bueno. Nada que ver con los Bublé y compañía.

Gatopardo dijo...

Es otra historia bien distinta.

marian dijo...

No lo conocía, es tan bueno que tomo nota del nombre para "mis cosas".

marian dijo...

Bublé, tiene una versión de un tema muy conocido que lo borda, para mi gusto, claro.
Pero, evidentemente, es otra historia. Que también tiene su público.

Gatopardo dijo...

Otro, aunque respetable, público.