jueves, 17 de julio de 2014

Jazz, definición II

Autor: Herman Leonard
El origen de un nombre

Aunque los expertos en jazz han abandonado gradualmente todas las teorías acerca del momento exacto y el lugar en que surgió, dichas teorías no carecen de encanto. Una de ellas asegura que el jazz se inventó el 17 de noviembre de 1887, a la una de la madrugada, en una marisquería de Nueva Orleans popularmente conocida como "Loopy's Place". Bajo los efectos de un whisky de fabricación casera, un ayudante de barbero de unos 40 años, Thermidus Brown, a quien sus amigos y admiradores llamaban "Jazz-bo" por su elegante forma de vestir -el "bo" equivaldría al "beau" francés-, tomó una corneta increíblemente baqueteada, que había animado los fragores de la Guerra de Secesión, y empezó a juguetear con una melodía y a romper el ritmo de las frases musicales.
Más tarde, los estudiosos llamarían sincopación a aquellos jugueteos, pero Brown sólo intentaba recuperar los ritmos del banjo que de joven había escuchado en la plantación donde trabajaba como esclavo. La extraña calidad de aquella música excitó mucho a los presentes, que salieron de la marisquería y llamaron a cuantos pasaban por la calle. La voz se fue corriendo. De todas partes llegó gente para asistir al nacimiento del género, y ante la relativa estrechez de local Brown tuvo también que salir a tocar bajo las estrellas. Fue su noche de mayor gloria.
Aquellos seductores sonidos no tardaron en ser copiados por los músicos de las orquestas de baile locales y por los que actuaban en los barcos de vapor que surcaban el Mississippi. Algunos, como un tal Charles "Buddy" Bolden, que alardeeaba de que su trompeta podía oirse a veinte kilómetros de distancia, se atribuyeron la invención.
Brown se ahogó cierta noche de 1894, al caer de un barco fluvial. Había estado bebiendo varios días seguidos, abrumado porque sentía que la hayan arrebatado la fama y porque creía haber perdido la inspiración de aquella madrugada de siete años antes.
En "Ismos" (1931), libro también un tanto sincopado, Ramón Gómez de la Serna da su propia versión de la hazaña de Thermidus Brown.

El Jazz - Vicente Muñoz Puelles

Disquisición

Si se le ocurre sostener que "jazz" es la corrupción onomatopéyico de la palabra "Jars" que los naturales de Gambia utilizaron para significar el cambio de música que se produjo cuando, a consecuencia de la llegada de un cargamento de la famosa mermelada Cooper's Oxford, a dichos nativos les dio por golpear los botes de cristal vacíos con huesos secos de buitre (es imprescindible ser muy preciso en esta clase de detalles porque dan mucha verosimilitud), bien, adelante, sosténgalo. Poca gente se atreverá a contradecir tan documentada afirmación. O si prefiere remontar sus orígenes a la palabra "jizz", utilizada por los negros americanos para referirse a un tipo de actividad horizontal, tampoco habrá quién le contradiga.

Peter Grammond y Peter Clayton - Cómo dárselas de experto en jazz

11 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Parece que hay tantas definiciones de jazz como críticos. Estas son divertidas. Habrá que inventarse alguna para no ser menos.

Gatopardo dijo...

Se podría escribir un tratado.

carlos perrotti dijo...

Yo debiera tomar mucha sopa para poder escribir uno que les llegue a los talones...

carlos perrotti dijo...

Dicho tratado debiera tener como tapa o contratapa esta fotografía de Herman Leonard. Es tan inspiradora...

Gatopardo dijo...

Las fotografías de Leonard estaban a la altura de los músicos de retrataba.

carlos perrotti dijo...

Ah, olvidaba decir que me revelaste también a Buck Clayton.

Gatopardo dijo...

Pues es un músico interesante y consistente.

marian dijo...

Son como niños...
Yo no sé cuándo empezó, pero me alegra saber que en 1961 ya estaba.

Gatopardo dijo...

A.C.....

Gatopardo dijo...

.../D.C.

marian dijo...

Antes, mucho antes. Recuerdo que Pablo Mármol y Pedro Picapiedra tocaban jazz.