domingo, 23 de noviembre de 2014

Barcelona: los años fecundos

Fotografía: LIFE


Barcelona: los años fecundos




Al término de la guerra, en Barcelona se vivió lo que Alfredo Papo ha dado en "llamar los años difíciles". En lo tocante al jazz, apenas los recitales que organizaron los Doce Diplomáticos en el teatro Tívoli, en los que, como de costumbre, cabía de todo, además de jazz. Por su parte, y tras un intento de revivirlo, el Hot-Club de Barcelona volvió a clausurarse.
El aislamiento de que era objeto el país por parte de la comunidad internacional hacía estragos. Con las fronteras cerradas a cal y canto, no llegaba a las fábricas del cinturón barcelonés la pasta de laca necesaria para la fabricación de los discos, llegándose al extremo de macerar discos viejos para reutilizar su substancia. Los barceloneses, que habían conocido tiempos mucho mejores, esto, lo llevaban fatal; y, sin embargo, al igual que ocurriera veinte años antes, el asentamiento de los frentes de guerra en Europa terminó por reportar grandes beneficios la ciudad.
Por lo pronto, el mando aliado encargó la fabricación de discos para esparcimiento de la tropa a la industria nacional, radicada mayoritariamente en Barcelona. A un tiempo, comenzaron a llegar los músicos en calidad de refugiados.
La ciudad devino en meca para una legión de artistas llegados de todo el continente, chansonniers franceses de medio pelo, violinistas zíngaros, cuartetos sinfónicos y band-leaders de muy diversa catadura, Bernard Hilda entre ellos. Llegaron aficionados que eran más que simples aficionados, como Alfredo Papo, cuya memoria fértil ha alimentado buena parte de éstas páginas.
Los adictos a la causa salieron de las catacumbas, se sentaron nuevos cimientos para la nueva edad de oro del jazz en Barcelona cuyos límites temporales suelen fijarse en torno a los años 1943 a 1953, coincidiendo la última fecha con la del establecimiento de las bases militares estadounidenses y la firma del Concordato con la Santa Sede.


Chema García Martínez - Del fox-trot al jazz flamenco.


17 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Quema Chema por momentos. Me quedo con ganas de más de esta historia.

A Claudio Roditi lo vengo escuchando seguido en Jazzradio.com

Se aprende mucho allí también.

Juan Nadie dijo...

Se agradecen estos textos.

Gatopardo dijo...

Pues el libro, una pena que Buenos Aires nos pille tan lejos, o tan cerca no tardando mucho, te lo prestaría gustosamente. No sólamente está escrito a la altura de las circunstancias literarias acostumbradas en Chema, sino que asimismo es un estudio erudito y profundo de la historia del jazz en España. Quizás lo puedas conseguir por internet. Caso contrario podemos asaltar la biblioteca municipal de Santander, el mío no se lo regalo ni a un amigo. ¿Ha quedado claro Charlie?

Gatopardo dijo...

Y tanto...

Gatopardo dijo...

No obstante Carlos, me informaré sobre el particular.

Juan Nadie dijo...

Ha quedado meridianemente claro.

Juan Nadie dijo...

Una de las "e" es una "a".

Francesca Paolucci dijo...

Very interesting.

marian dijo...

Qué gusto da.

carlos perrotti dijo...

Si, anoche jazzradio me desasnó con un disco de tu Bill Evans, Explorations, del que no tenía ni idea, obvio, y de una delicia de tema llamado Haunted Heart. Y olé.

Chema García Martínez dijo...

Respondiendo a la pregunta, mi libro se puede comprar por Internet, aunque me han dicho que van quedando pocos ejemplares, así que hay que darse un poco de prisa. Es una pena no haber sabido lo de Carlos, estuve en Buenos Aires hace un par de meses con mi mujer y hubiéramos podido arreglarlo.
Muchas gracias por los comentarios y felicidades, Gatopardo, por tu estupendo blog.

carlos perrotti dijo...

Genial, Gato, me pongo a la captura. Agradecido una vez más.

Gatopardo dijo...

Thank you Francesca.

Gatopardo dijo...

Mi Bill Evans, tuvo la grandeza de no sacar un solo disco malo.

Gatopardo dijo...

Marian, a los que nos gusta el tema...

Gatopardo dijo...

Las que el libro merece, ni una más, ni una menos.
Yo si que he de estar agradecido de que hayas tenido la gentileza de contestarlo en mi blog.
Pronto te tengo preparada una pequeña sorpresa.

carlos perrotti dijo...

Agradecido de antemano... Constato que ni uno malo de los que he escuchado y confío por el resto.