lunes, 10 de noviembre de 2014

Acerca de Bill Evans y el Jazz

Autor: David Lloyd Glover


Escuchad atentamente, sin luz, los ojos cerrados, auriculares conectados, los sentidos a punto, mente concentrada en los acordes de apertura de Bill Evans tocando “I Loves You Porgy” de los hermanos Gershwin. Estamos en el Village Vanguard de NYC un domingo cualquiera de Junio del 61 y vuelan por el aire viciado del ruidoso club las poéticas armonías que brotan del infinito teclado de cristal de Evans. Lo que suena, añadido al excelso trabajo de Motian con las escobillas y las inspiradísimas notas graves del entonces llamado "wunderkind" LaFaro que días más tarde fallecería en un trágico accidente automovilístico, están pasando a formar parte de una de las mejores grabaciones en directo de la historia de la música, “Live at The Village Vanguard”.

Los tres músicos huyen desesperadamente de los cánones centrípetos de las partituras, manteniendo no obstante, con disciplina prusiana, la inquebrantable cohesión grupal. Si Evans comprime y destila las esencias de Bach, Chopin, Debussy, Ravel, Cole y Powell en cada fraseo, Motian por su parte, tiende, a su delicado paso, progresivas y trémulas olas de encaje de bolillos, en tanto LaFaro le acompaña con rítmica obsesión, por momentos revoloteando y trotando alrededor de sus notas,  tildando, apasionadamente, cada fraseo a lo largo de sus líricas prospecciones hacia las entrañas del dolor y la melancolía, persiguiendo, compulsivamente el rastro de sus silencios, arpegios y escalas, hasta traspasar el umbral de las cicatrices del alma.

Todo esto sucede mientras desde el fondo del local, voces y risas del público asistente al concierto, contaminan  la oración. El Village Vanguard y el jazz, tienen estas cosas.

Un consejo, dejaos arrastrar, capturar por la red e impregnaos de su personal lenguaje armónico, hasta formar parte del firmamento de Evans. Escuchadle antes, durante o después de trabajar, pasear, comer, beber, fumar o hacer el amor,.........................pero, como él mismo nos dice en el vídeo: "No quiero privaros del placer de descubrirlo por vosotros mismos".

Gatopardo

24 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Magnífico texto, muy adecuado a la música de Evans.

El documental habrá que verlo tranquilamente.

Juan Nadie dijo...

Teclado de cristal de Evans. Muy bueno.

Gatopardo dijo...

El documental es maravilloso, ojalá, ¡por fin!, mi primer texto de jazz estuviese a la altura...

Juan Nadie dijo...

A mí me gusta.

Gatopardo dijo...

Pues ya es bastante...

marian dijo...

Vaya con el Gatojazz.

marian dijo...

No es que me haya encantado, es que me ha emocionado.

marian dijo...

Claro, que juegas con ventaja (qué buena cosecha la del 61:)

Gatopardo dijo...

La mia es anterior (54) y todo el mérito es de Evans que anda provocando...

marian dijo...

los sentidos.

carlos perrotti dijo...

Como Neruda con Whitman ayer, un poeta le escribe al poeta del jazz. Me super encantó. Quiero más.

Gatopardo dijo...

Lo de poeta me cae muy grande, en tal caso artesano escuchando a Evans. Escúchalo y verás....
Cualquier corrección o sugerencia al enriquecimiento del texto, será agradecida encarecidamente.

carlos perrotti dijo...

"Poéticas armonías que brotan del infinito teclado de cristal, cánones centrípetos de las partituras, destila las esencias de Bach, Chopin, Debussy, Ravel, Cole y Powell en cada fraseo, trémulas olas de encaje, líricas prospecciones hasta las entrañas del dolor y la melancolía, el rastro de sus silencios, hasta el umbral de las cicatrices del alma..."

Amigo, me saco el sombrero...

Juan Nadie dijo...

Digo lo mismo. Ha estado sembrado Gato ahí.

Gatopardo dijo...

Joder, me habéis abrumado con vuestra generosidad.
El mérito es de Evans.

marian dijo...

Algo tendrá que ver tu sensibilidad también, ¿no?

Gatopardo dijo...

Vaya usted a saber...

marian dijo...

Entonces han sido las montañas y los castaños.

Gatopardo dijo...

Todo influye, pero lo más importante es olvidarse de los que nos pretenden aborregar, que son unos cuántos...

marian dijo...

Y desde hace miles de años.

Chema García Martínez dijo...

Consigues que le apetezca a uno escuchar a Bill Evans, pesnsándolo bien, voy a hacerlo ahora mismo.
Gracias, Gatopardo

Gatopardo dijo...

Una brazo Chema, que alguien como tú, me diga eso, me alegra los próximos milenios a pesar de los políticos...

Gatopardo dijo...

Por cierto, como, i podía ser menos, estaba, y estoy escuchando a Evans, lo que tampoco es tan raro.

kuto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.