domingo, 25 de noviembre de 2012

Scott Joplin

Scott Joplin (1868-1917) fue uno de las figuras pioneras de la música afroamericana. Su música ha interesado a infinidad de compositores de diversos estilos y en la fuente de los "rags" han bebido estilos musicales tan distintos como el "Boogie Woogie" o el "stride". El ragtime es la muisca que cronológicamente y genealógicamente precedió al jazz y de hecho es una de las fuentes -no la única, ni la mas importante- del jazz.

De Scott Joplin se conoce que sus primeros pasos musicalmente hablando, fueron en la ciudad de St. Louis cuando alternaba el piano en algunos clubes y tugurios de carretera entre 1885 y 1893. Se traslada a la ciudad de Sedalia en Missouri, una localidad donde la esclavitud de la raza negra fue mas dura y allí en los campos de algodón escribe su primera y exitosa composición titulada "Maple Leaf Rag". Años mas tarde, una versión de ese rag por el rockero, John Stark, vendió mas de setenta y cinco mil copias lo que constituyó un enorme éxito de ventas en el mercado afroamericano.

La mayoría de sus obras, escritas para pianolas, han desaparecido, entre ellas la famosa ópera: "A Guest of Honor", pero las que se conservan detallan con rigor la tradición musical afroamericana. Scott Joplin, ingresó en un hospital a consecuencia de la depresión que sufrió por el fracaso artístico y económico que representó su opera "Treemonisha". Allí contrajo la sífilis y murió en 1917. Nunca supo la influencia que ejerció sobre la música del siglo XX. Una de sus obras mas conocidas y populares lo constituyó el Rag titulado: "The Entertainer" utilizado varias veces en el cine y que fue la banda sonora de la película dirigida en 1974 por el cineasta, George Roy Hill y titulada "The Sting" (El Golpe).


6 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Decir Scott Joplin y pensar en el rag-time de "El golpe" es todo uno, o viceversa.
¡Qué película!

Gatopardo dijo...

¡Ya te digo!

marian dijo...

Qué película, qué temazo (que me gusta, me gusta y me gusta...)
Y de remate el Robert Redford. No se puede pedir más.
Inolvidable también la cara de higo que se le quedó a Robert Shaw.

Gatopardo dijo...

Claro, con Roberto Redford, te gusta esa y la otra, y a otra....

Xibeliuss Jar dijo...

No era jazz, no, pero estaba a un paso.
En cualquier caso, me encantaría saber cómo la tocaba él en vivo. Me da que estaría todavía más cerca del jazz (o del stride, o de boogie...)

Gatopardo dijo...

Supongo que del stride.