domingo, 4 de enero de 2015

La 'flatted fifth'

Wardell Gray , Frank Morgan y Ernie Royal - Fotografía William Claxton


..así como entonces había sido absurda la pretensión de Jelly Roll Morton de haber "inventado" el jazz, sería igualmente absurda la pretensión de cualquier músico de los cuarentas de haber "inventado" el jazz moderno. 

Este nuevo estilo de jazz recibió el nombre de "bebop", palabra en que se refleja onomatopéyicamente el intervalo más popular de la época: la quinta disminuida descendente. Las palabras "bebop" o "rebop" se formaban por sí solas cuando se querían cantar tales saltos melódicos. 

Ésta es la explicación que el trompetista Dizzy Gillespie, uno de los principales exponentes del nuevo estilo, dio del origen de ltérmino "bebop".
Hay tantas teorías sobre e lorigen de esta palabra como las hay casi acerca de cualquiera de las expresiones del jazz. 

La"flatted fifth" —la quinta disminuida— fue el intervalo más importante del bebop o, según se abrevió al poco tiempo, del bop. Poco antes se habría sentido su empleo como defectuoso o al menos como disonante; en todo caso, hubiera sido posible como un "acorde de transición" o como uno de los peculiares efectos armónicos de que tanto gustaban Duke Ellington o el pianista Willie "TheLion" Smith ya en los años veintes. 
Y ahora era el rasgo característico de todo un estilo; en general, la estrechez armónica de las formas primitivas de jazz se ampliab aconstantemente. Diez o doce años más tarde —y también de esto hablaremos en el momento oportuno— ,la "flatted fifth" era una "blue note": se la utilizaba para lograr el mismo efecto que las terceras y séptimas que caracterizan al blues.
Joachim Ernst Berendt - El Jazz - De Nueva Orleans Al Jazz Rock

>

6 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Impagable explicación de la "flatted fifth" o "blue note". Lástima que el vídeo no exista.

carlos perrotti dijo...

Cada día se desasna uno un poco más...

Gatopardo dijo...

A ver ahora.

marian dijo...

Ese saxo suena muy bien.

Juan Nadie dijo...

Ahora sí. Fantástico.

Gatopardo dijo...

Frank Morgan, contemporáneo y residente, por motivos iguales a los de Art Pepper, en los mimos penales, es uno de mis soxofonistas preferidos.